PRECARITY AND YOUTH

Lunes 27 junio 2016

Lanzamiento del debate sobre Quiebra Social

PRESENTACIÓN DEL DEBATE SOBRE QUIEBRA Y DESIGUALDAD SOCIAL

La actual crisis económica está poniendo de manifiesto la relevancia de la desigualdad social tanto en los orígenes como en los efectos de la misma.

Una gran mayoría social experimenta de manera extraordinariamente negativa en sus condiciones de vida y en su capacidad de acceso a los más diversos servicios las consecuencias de las políticas de austeridad de los gobiernos europeos y de la Troika.

De ahí que sea preciso lanzar un debate que permita profundizar en este aspecto central que atraviesa toda la política económica y social constitutiva de un proyecto de futuro basado en los intereses de una gran mayoría de ciudadanos.

Con estas premisas, las preguntas que se formulan a continuación están planteadas en torno a cuatro grandes ejes, que reclaman la atención de todos los miembros de eN y de todas aquellas personas y colectivos comprometidos en esta gran tarea de cambio social y político.

  • El primer eje de debate está centrado en torno a las implicaciones de la educación, el progreso técnico, la deslocalización empresarial y la globalización en el desarrollo de una sociedad más justa y equitativa.
  • El segundo eje de debate está orientado a tomar posición desde los movimientos sociales sobre un libro de gran influencia en la actualidad (Piketty), sobre las rentas del capital y sus orígenes, el impuesto sobre las sucesiones y las rentas del capital, las relaciones entre capital y trabajo, el papel de los “super-gerentes” del capital en la economía actual, y el sentido o sinsentido de la meritocracia en la sociedad española y europea.
  • El tercer eje de debate está articulado sobre la lucha por el salario, la cuestión del poder de las clases pudientes en este país, el futuro de los técnicos y profesionales, la suficiencia/insuficiencia de la creación de empleo para dar respuesta a la desigualdad, y la pertinencia de un Pacto de Rentas.
  • El cuarto eje de debate presenta dos vertientes: una de carácter intergeneracional y otra de carácter territorial. La primera cuestiona que pueda avanzarse en materia de igualdad sin que haya movilidad social en la transición de padres a hijos. La segunda se pregunta sobre la importancia de la segregación y la movilidad residencial para lograr ciudades para los ciudadanos.

Este debate que ahora se inicia es abierto, socialmente abierto: a la ciudadanía, a los trabajadores, a los desempleados, a los excluidos, a los profesionales y técnicos, a las mujeres y hombres, a todos aquellos que tengan algo que decir y compartir para luchar por una salida social a la crisis.

PREGUNTAS SOBRE DESIGUALDAD (para incidir en el debate)

1. Las clases dominantes plantean que, frente a la desigualdad social, hay que promover políticas de igualdad de oportunidades consistentes en más educación para los de abajo. ¿Consideras que esta podría ser una vía de avance social, dada la experiencia de los últimos decenios y las manifestaciones de la actual crisis económica?

2. Se argumenta, por parte de las élites y los economistas convencionales, que el desempleo es una consecuencia natural del progreso técnico. ¿Crees que esta tendencia es una maldición del avance científico o puede revertirse por otras vías de creación de empleo?

3. Se afirma asimismo por parte de los medios más influyentes que la globalización es inevitable, que lleva a la deslocalización de las empresas en busca de mano de obra barata, y que si no “ajustamos” (bajamos) los salarios en España y Europa, nuestro proyecto económico está condenado de antemano al fracaso por falta de competitividad. Esta proposición fatalista debería analizarse más a fondo. ¿No crees que algo falla en el argumento?

4. Se habla efectivamente de globalización, como si hubiera una única visión de la globalización. ¿No consideras que quizás cabría pensar en otra globalización posible en la que la desigualdad no sea una necesidad, sino un problema, que habría que ir resolviendo para que la gente viva mejor?

5. Los conservadores argumentan que, cuando se gravan a las rentas más altas, éstas se van del país (“fuga de capitales”). ¿Qué alternativa cabe plantear a ese fenómeno? ¿Es posible hacerlo a nivel nacional o se necesita la concertación internacional? ¿Es viable tal planteamiento?

6. Los salarios están bajando e, incluso, algunas autoridades económicas como el Banco de España plantean que el salario mínimo debería desaparecer: ¿consideras que este planteamiento es económicamente razonable y socialmente admisible?

7. Las clases favorecidas por la desigualdad tienen fuertes conexiones con los mecanismos de poder del Estado. ¿No cabría ver ahí uno de los canales claves de influencia para poner la riqueza creada al servicio de dichas clases?

8. Se nos dice que hay que prepararse y formarse, que el mérito es la vía principal para mejorar en la vida social; pero esto no está siendo así, cuando muchos técnicos e investigadores tienen que emigrar. ¿Qué es lo que está fallando en el sistema para que esto sea así, porque es obvio que la alternativa no está en la ignorancia y en dejar de estudiar?

9. Los conservadores afirman que para luchar contra la desigualdad hay que crear empleo, pero si esto fuese simplemente así, la enorme creación de empleo del decenio anterior al surgimiento de la crisis hubiese hecho disminuir los índices de desigualdad; sin embargo, sucedió lo contrario, dichos índices han aumentado. ¿Qué ha pasado, entonces?

10. Hay una corriente de economistas que considera que una causa fundamental de la crisis es la desigualdad social y observamos que desde el comienzo de ésta se está agravando, ¿qué es lo que está sucediendo? Convendría reflexionar sobre esta cuestión clave: la desigualdad como causa, pero también como efecto de la crisis actual. Una respuesta cabal a esta cuestión permitiría poner en tela de juicio la lógica económica conservadora, porque la evidencia empírica parece no avalarla en ningún sentido.

11. Se afirma, y con razón, que el reparto de la productividad-es decir, lo que produce cada trabajador por hora, mes o año, en su jornada laboral- se distribuye de manera desigual, cada vez va menos al trabajo y cada vez más al capital. En esas condiciones, ¿no convendría lanzar la iniciativa de un pacto de rentas para recuperar la participación de los salarios en la renta nacional?

12. Consecuencia de la pregunta anterior: ¿en qué condiciones podría ser económica y socialmente aceptable un tal pacto? ¿o es suficiente, porque elevaría los salarios, sin que cambie todo lo demás?

13. La desigualdad social presenta una dimensión de carácter intergeneracional. ¿Cómo superar la desigualdad de partida entre familia rica e instruida y familia pobre y no instruida? ¿Es suficiente con más educación?

14. La respuesta de más educación o más capital humano remite a otra cuestión consistente en que, los estudios parecen confirmarla, de que el capital relacional de la familia es más influyente en la desigualdad que el capital humano. ¿Qué alternativas podrían plantearse?

15. El libro de moda de Economía en la actualidad es el de un economista francés llamado Thomas Piketty, que plantea que el incremento de las rentas del capital como la primera causa del crecimiento de las desigualdades: ¿Cuál es tu opinión al respecto?

16. Si consideras lógico el planteamiento de Piketty, quizás cabría preguntarse también: ¿De dónde sale el incremento de las rentas del capital?

17. A la pregunta anterior, Piketty responde-un poco técnicamente- que sale de una tasa de rendimiento del capital superior a la tasa de crecimiento de la renta. Pero, cabe insistir, porque Piketty no lo hace, ¿de dónde sale el incremento de las rentas de capital?

18. Piketty propone gravar el capital a nivel internacional para evitar su concentración: ¿Cómo ves la propuesta? Y a nivel de Estados, ¿no cabría hacer lo mismo gravando al capital y no al trabajo?

19. Si la evidencia mostrada por Piketty en los doscientos cincuenta últimos años de historia y no hay cambios en esa situación, la economía del siglo XXI se parecerá a las del siglo XIX, cuando las elites económicas heredaban la riqueza en lugar de obtenerla del trabajo. ¿No sería procedente-como propone el citado autor- un impuesto de sucesiones muy fuerte para alimentar una política redistributiva y evitar la acumulación de una riqueza no ganada por parte una élite hereditaria?

20. Siguiendo con el argumento de la pregunta anterior, ¿no sería pertinente, como plantea el profesor V. Navarro, gravar en mucha mayor medida a las rentas más altas y controlar públicamente al capital?

21. Un agudo economista como James Galbraith critica a Piketty diciendo que parte de un concepto de capital equivocado-el capital no es una máquina, no es el dinero, no son los activos financieros: es eso, pero no sólo ni fundamentalmente eso-, pues se permite ignorar lo que un economista y filósofo clásico como Karl Marx concibe como capital: una relación social en virtud de la cual el capitalista tiene el poder de extraer un excedente o plusvalía-esto es, un tiempo de trabajo no pagado- en su lucha con el trabajador por el reparto de la riqueza generada en una empresa, en un sector, en una economía. ¿No convendría en este debate poner sobre el tapete estas cuestiones fundamentales de la Economía Clásica?

22. Piketty observa que el problema no es la crisis del crecimiento económico, sino que éste sea la fuente de las ganancias exorbitantes a favor de una minoría de “super-gerentes”, con rentas “establecidas por ellos mismos”. Cuando la UE, la troika y el gobierno español plantean que hay que crecer sin más, ¿no estarán planteando la profundización en un sistema de reproducción/permanencia de la desigualdad?

23. Los conservadores contraatacan a Piketty diciendo que los ricos y los super-ricos han conseguido su riqueza por el esfuerzo y el mérito, no por herencia. Estamos, según sus/nuestros adversarios políticos, en una “meritocracia”. Se desprende de tal afirmación que no puede existir una democracia económica. ¿Qué reflexión nos merece este planteamiento?

24. Autores como Vicenc Navarro consideran que la causa principal de la desigualdad es la explotación social (es decir, del mundo del trabajo por parte del mundo del capital). Parece que estamos de nuevo ante lo que se llamó en su día “lucha de clases”, término desaparecido como por ensalmo del lenguaje académico y de los medios, pero que podría ser útil para analizar la situación socio-económica social. ¿Qué opinas?

25. La población española y europea cada vez está más concentrada en las ciudades. Una mirada a las mismas permite descubrir de inmediato las diferencias sociales entre barrios, es decir, la segregación residencial existente. ¿Qué políticas (en materia de vivienda, transporte, educación, sanidad, asuntos sociales, empleo) podrían implementarse, desde el punto de vista de una mayor igualdad social, para hacer una ciudad de y para los ciudadanos?

26. En nuestras ciudades no existe sólo un problema de segregación residencial, sino también un problema de falta de movilidad residencial (los pobres viven en barrios pobres y no pueden moverse para residir en barrios ricos, mejor dotados en servicios y con mayores oportunidades de empleo). De nuevo, ¿Qué políticas (en materia de vivienda, transporte, educación, sanidad, asuntos sociales, empleo) podrían implementarse, desde el punto de vista de una mayor igualdad y dinamismo social, para impulsar la movilidad residencial?

27. En general, las políticas de austeridad de los gobiernos europeos, y en especial el español, han tenido un profundo sesgo de género. ¿Cómo se podría hacer frente a esta discriminación contra la mujer?

28. Más concretamente, la precarización del empleo, la sobrecarga de trabajo doméstico, los recortes en las políticas sociales ante el desempleo y el acceso a las pensiones de las mujeres, reclaman una política de género basada en la igualdad. ¿Cuáles podrían ser las principales directrices de esta política?

Comparte

3 Comentarios

  1. Pingback: La juventud europea exige alternativas a la precariedad - Economía Crítica y Crítica de la Economía

  2. Pingback: La juventud europea exige alternativas a la precariedad | América

  3. La sociedad española está lo suficientemente educada para sacar adelante el pais, el problema radica en que “el dinero” no tiene el suficiente talento para saber que se puede hacer con el conocimiento.
    Se puede ser propietario de un banco, de un casino o de un taller e ignorar las repercusiones que sobre la sociedad en su conjunto tienen sus acciones, la visión de “dinero” no va más allá de la cuenta de resultados
    Hay que educar al dinero:la primera lección que debe aprender es dejar de influir en el pensamiento y las decisiones de politica economica, la actitud compulsiva de sus acciones y su poder, pudre y desbarata cualquier institución u organización
    Segunda lección: el dinero es ignorante, solo quiere más dinero
    El desarrollo de las sociedades se produce gracias a la innovaciones y al trabajo, la concentracion de la riqueza impide que la sociedad se desarrolle sin permiso de los ignorantes acaparadores.
    Por otro lado la manida frase “el futuro está en la educación” tenía sentido y tiene sentido en los paises en el nivel de escolarización es bajo, cada vez menos paises se encuentran en esa situación.
    La mayoria de los paises podrian tener sus propias industrias incluso pasar a ser innovadores, pero ese derecho se lo reservan las multinacionales a las que no les interesa porque le quitarian mercado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

- ORGANIZADORES -